…la Escuela Superior de Creativos Publicitarios

(ARGENTINA) – Después de pasar por tres carreras para nada ligadas con lo publicitario, Alfredo López descubrió, a sus 30 años, la pasión por la publicidad y la creatividad. Diez años después, ya trabajó como director de arte en DraftFCB y Leo Burnett, fue director creativo en ADN y este año fundó su estudio, ADFWORK. En este testimonio recuerda sus épocas de estudiante en la Escuela Superior de Creativos Publicitarios y a quienes lo acompañaron, desde compañeros hasta profesores y mentores.


Alfredo López en su estudio, ADFWORK, en Bahía Blanca.

 
POR ALFREDO LÓPEZ (Argentina)
Fundador y director de ADFWORK (Argentina)
(Fotos: Gentileza AL)

 
Alfredo El Viejo López, así me conocen en el mundillo publicitario. Llegué a Capital en 2001 desde Bahía Blanca, tras haber pasado por tres años de Ingeniería Química (que abandoné), un año de Licenciatura en Química (ídem anterior) y tres años de Analista en Administración de Empresas.

Después de trabajar como tesorero de una gran empresa dedicada a la construcción me di cuenta (teniendo 31 años) de que no era lo mío y me crucé, por esas cosas que tiene el destino, con el sitio de la Escuelita en el locutorio de mi mejor amigo, Pablo di Carli (llevamos 26 años como amigos, es padrino de mi hija y responsable secundario de todo lo que escriba a continuación).

Tengo recuerdos de profesores que marcaron esos primeros momentos de mi vida como “creativo”. Brigitte Martini (una excelente persona y gran consejera), Adriana Amante (que participó en los primeros años de mi carrera, hizo todo lo posible para que me dedicara a la redacción y me publicó un cuento en el libro Todos tienen algo que ocultar. Aun así, me dediqué a la dirección de arte. Igualmente, los que la vivieron saben que cuando entrás en la primera agencia, hacés de director de arte, redactor, locutor y muchos etcéteras).

Otro a quien no puedo dejar de nombrar es Marianito Jeger, que fue quien que me puso el apodo de Abuelo o Viejo (no entiendo todavía por qué, si a mis compañeros les llevaba entre tres y diez años. Es más, creo que a él también le llevaba unos seis). Es un gran tipo, creativo y el tiempo te demuestra esas cosas.

No puedo tampoco dejar de lado a Germán Gargano, quien, debo decir, al principio creí que estaba loco y con el tiempo lo confirmé. Una locura sana, genial, un artista increíble y que me dejó mucho también. Sobre todo, me quedaron aquellas reuniones después de la Escuelita, donde entre copa y copa de vino, junto con varios alumnos (todos mayores de 18 y bebiendo con moderación), se hablaba mucho de arte.

Creo que hay personas que a pesar de no ser profesores te dejan algo. Un ejemplo es Kato Asato, un tipazo que siempre te daba una opinión de tu trabajo aunque no fuese tu profesor. También Fer Zagales. Y la lista sigue. Todos te dejan algo. Y si me faltó nombrar a alguien, pido mil disculpas.

Tampoco quiero dejar de mencionar a mis mentores. Gustavo Scarpato, el tipo que le dio a un “viejo” la posibilidad de tener un laburo, aprender mucho y ganar premios. A Lucho Calió, un muy buen compañero y creativo. Fabián Bonelli, de quien también aprendí mucho. Fernando Militerno, mi DC de Leo Burnett, un tipo de 10, como creativo y como persona. A Pablo Ferrari y Gustavo Anderson, ¿qué puedo decir que no se sepa?

No quiero dejar de mencionar a los que estuvieron a mi lado (coequipers / creativos) y de quienes aprendí mucho también. Andrés Pela Martin (con él nos escapábamos de la clase de creatividad para tomar una cerveza y Mariano Jeger nos volvía locos cuando volvíamos. Pero… ¡éramos los mejores de la clase!), Lucas Pastori, Andy Ventura, El Negro Moreno, Rama Gamallo, Mati Eusebi, Fer Lanuza, Fer Manzanal, Seba Marvin, Martín Trujillo, Joy La Negra Kassir, Pablo Capara, Seto Olivieri, Damián Kepel (a quien conocí en un festival cuando literalmente lo pasé por arriba y lo pisé; después de ese episodio vinieron muchas y buenas charlas), Martín Mercado (que estaba muy tranquilo leyendo el suplemento deportivo de un diario cuando me senté a su lado en la mesa de un restaurante y así, de la nada, comenzamos a hablar de fútbol).

Gracias a todos y cada uno de los que aparecieron en mi vida creativa y personal.

En este momento de mi vida quiero agradecer a Pancho Dondo, Osvaldo Palena, Gabriel Waiser y José Matoso (por toda su creatividad y por el apoyo incondicional, esté donde esté), a mi madre, a mi viejo que ya no está pero que siempre me tiraba ideas para comerciales, a mis tíos y primos de Capital: Raúl, Cristina, Juani, Vero y Sole, que me bancaron en su casa en mi primer año en Capital. A mi hermana Gaby (que me bancó en su casa en mi segundo año), a mi mujer Natalia que soportó mil cosas (con el tipo de laburo que tenemos, no es fácil la vida del que está a nuestro lado), a mi hija Abril, a quien adoro, y a mi hermano Gustavo, que en realidad no hizo nada, pero si no lo nombro, se arma.


ALFREDO LÓPEZ, DE TESORERO A CREATIVO

• 2002: Director de arte junior en Scarpato/.
• 2004: Director de arte en DraftFCB Argentina.
• 2005: Director de arte senior en Leo Burnett.
• 2007: Director creativo en Scarpato/.
• 2008: Director creativo en ADN Comunicación.
• 2011: Fundador y director de ADFWORK.

 
 

1 reply »

  1. Quiero agradecer públicamente a Pancho por la nota y también agregar a estas líneas (que no pudieron ser más porque más de uno se iba a dormir) a : Santiago Corti, Tomy Megna, Franco Arteaga, Penelope Dianda, Federico Puricelli, Thiago Espeche, Ale, Julieta Coda, Bernardo Wisky, Euge María Eugenia Pico, Gastón Gándara, Marcelo “Rifle” Rodolfi, Al Peque, Mercedes Jose y Hernu que de una u otra forma, me ayudaron en mi vida publicitaria en Capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *