¿Qué es ser un freestyler? Hans, Edwin y Felipe te lo cuentan

(ARGENTINA) – Freestyle es la escuela-agencia conocida por ser el espacio donde podés pensar avisos mientras hacés lo que querés. Sí, lo que querés. Desde escuchar música hasta ver una película. Es el espacio donde aprendés a trabajar con libertad. Hoy Hans González, Edwin Rager Pérez y Felipe Ponce de León, ex freestylers, afirman esa filosofía relajada y libertina de la creatividad, cuentan todo lo que les regaló su pasaje por la escuela y te aconsejan: no como publicistas, sino como apasionados.

ARG-AvisosDeFreestyle-580px
Respectivamente: Hans González, Edwin Rager Pérez y Felipe Ponce de León: los tres ex freestylers que se animaron a lanzarse al aprendizaje al mejor estilo libre.

 
PRIMER BRIEF: ¿Qué tiene de especial Freestyle? ¿Cuál es su esencia?
Hans González: Freestyle es diferente a otro programa de estudios, porque es la experiencia real de una agencia, con profesionales de otros países con recorrido en el área de la publicidad, en busca de objetivos comunes como experimentar nuevos procesos creativos.
Edwin Rager Pérez: Lo más especial de Freestyle es su esencia: la libertad total, que suele asustar a la mayoría de las personas, es la que hace de la experiencia de ser freestyler algo único.
Felipe Ponce de León: Freestyle es una magia que no sabés muy bien de dónde viene pero está ahí, en el aire, en las ideas, en las palabras que se cruzan entre el mate y el café: Freestyle es el comienzo de un camino publicitario para muchos y la reformulación del espíritu creativo para otros. Es lindo ver que en Freestyle podés encontrar reunidas a las culturas del mundo; todas dispuestas a escuchar, entender, aportar y sacar adelante eso que hoy y siempre será el motor de nuestra industria: las ideas.

 
PB: Si tuvieran que definir su experiencia en tres palabras, ¿cuáles serían y por qué?
HG: Pasión, dedicación y trabajo. ¡Mucho trabajo! En Brother siempre estás creando, la creatividad te cubre en cada proceso.
ERP: Libertad, profesionalismo y compañerismo. Libertad, porque es justamente lo que fundamenta a Freestyle: la libertad de elegir los propios proyectos, briefs o de ponerse al hombro las campañas con las cuales uno más se sienta identificado y en las cuales uno cree. Profesionalismo, porque justamente aquella libertad de nada sirve si uno no adopta una actitud profesional frente a los briefs/problemas que irán surgiendo en Freestyle como en cualquier agencia del mundo. Sin profesionalismo, los resultados no se ven. Así de simple. Finalmente, compañerismo, porque es gracias a él que se logran los mejores resultados: es en la interacción de un grupo de personas completamente dedicado que se consiguen los mejores resultados.
FPL: Lubricante, creativo, estimulante. Si el motor de la publicidad son las ideas, Freestyle es el lubricante que mantiene todo en movimiento.

 
PB: ¿Cómo es la dinámica “escuela-agencia”?
HG: La dinámica la colocas tú. La escuela está abierta a toda hora para el programa Freestyle, así que te ves todo un día allí compartiendo con el resto de los estudiantes y profesores como Rezzonico o Gueler. Sin embargo, al ser una agencia con proyectos reales, puedes estar una madrugada trabajando, sacando ideas un fin de semana o hasta algún día feriado produciendo. Aprendes todos los días, tanto de tus compañeros como de los directores creativos que dirigen el programa (en nuestro caso, Diego Castillo y Cristo Oviedo), a quienes hago un público reconocimiento por su dedicación y liderazgo.
ERP: La dinámica es que no hay dinámica determinada. Si bien teníamos “horarios” más tradicionales en los cuales recibíamos feedback por parte de los directores creativos, solíamos ir fuera de horario para continuar investigando o trabajando según iba requiriendo cada brief/proyecto. Así, un día podía ser salir a hacer scouting de taxistas y al día siguiente podía ser pasar la tarde viendo experimentos de química, al otro sentarse a pensar un brief a la manera tradicional de mates y galletitas agridulces. Todos los días un viaje diferente, bah.
FPL: Freestyle es una agencia que se toma el tiempo de enseñarte con el laburo diario. Para mí es la mezcla del encera-pule del señor Miyagi con un poco del entrenamiento intensivo de Full Metal Jacket, pues al recibir un brief tenés personas a tu alrededor con experiencia en agencia que se convierten en colegas con los que realizas cocreación a todo nivel y líderes desde Freestyle que se encargan de ponerles dinamita a las ideas para que al final la campaña sea un hit.

 
PB: Si tuvieras que darle un consejo a alguien que recién empieza en la publicidad, ¿cuál sería?
HG: Podría recomendarles que sigan sus instintos: investiguen, lean, oriéntense, abracen las experiencias de sus compañeros, vivan las propias, no tengan miedo, salgan de su zona de confort y hagan cosas diferentes todo el tiempo. Esto siempre se verá reflejado tanto en su vida como en sus trabajos creativos.
ERP: Que estén seguros de lo que quieren y que den por ello el 110 por ciento. Nada de ser tibios, que para eso están los contadores y los que trabajan en bancos. No. A mi parecer, esta es una profesión que requiere del lado más pasional de la gente y es por ello que hay que estar dispuesto a dar todo de sí. Y con hechos, nada de la boquita para afuera.
FPL: Seguí adelante, sin que importe el tiempo, ni cuántas ideas mueran o vayan al aire. Buscá en todos lados las respuestas, pero recordá que sos vos quien les da la fuerza. Si no lo sentís de corazón: soltá, reinventate y andá por una nueva idea, pero no olvides nunca que todo lo que hacés te convierte en quien sos y vas a llegar a ser, así que hacelo bien.

 
PB: Cuéntennos cada uno un poco de su recorrido: ¿cómo llegaron a Freestyle?
HG: Yo soy de Caracas, soy director de arte en HBO Latam, o lo que sería en una agencia, head of art en el departamento de marketing. Allí llevo diez años laburando y ya era tiempo de salir de mi zona de confort y despojarme de todo tipo de privilegios (y hasta de país) para explorar nuevas formas de crear, maneras distintas de afrontar proyectos. No sabía qué encontraría, pero tenía claro que en Brother Freestyle estaría con los mejores.
ERP: Llegué en enero proveniente de Recife, Brasil, donde había trabajado en una agencia como estratega. Mi idea original era hacer el Summer School, pero a medida que fui averiguando acerca de Freestyle y su propuesta, más y más me iba enamorando del concepto. Finalmente, tras idas, venidas y una entrevista con Diego Castillo vía Skype, entré a Freestyle con el objetivo de mejorar como planner y aprender lo más posible de la experiencia antes de regresar a Brasil. Poco iba a saber que tal decisión me llevaría a volver a vivir en esta ciudad, trabajando de lo que amo.
FPL: Llegué a Freestyle casi por casualidad, estaba escribiendo un par de proyectos y para optimizar el tiempo libre decidí conocer una nueva cultura creativa que siempre me llamó la atención y de la que había oído hablar. Al llegar a Oro 2116 me encontré con Freestyle: algo que, puedo decir, me cambió la forma de pensar y ver la vida.

 
PB: ¿Algún trabajo que haya hecho cada uno en la “escuela-agencia”?
HG: En Freestyle manejamos distintos proyectos interesantes, tanto personales como reales, como el Club de La Comedia de Uruguay o Pasto, que eran unas ojotas de pasto. ¡Genial!
ERP: Personalmente, todo el trabajo que hicimos para Pasto. Fue el primer trabajo con el que todo el equipo hizo el “clic” que nos hizo conectar. Ese trabajo marcó un antes y después en el grupo.
FPL: Pasto, sin duda, una campaña con alma para un cliente sin igual, un proyecto que nos unió a todos paso a paso y que espero quien lo vea lo disfrute tanto como nosotros haciéndolo.

 
PB: ¿Algo más que quieran agregar?
HG: No tengamos miedo, salgamos de nuestros lugares a buscar nuevas experiencias, tomemos un respiro. En mi caso, en Buenos Aires, en Brother Freestyle encontré la mayor experiencia creativa que puedas experimentar.
ERP: Las agencias, las productoras, o cualquier otra de las ramas de la industria creativa está formada por personas. En Freestyle van a aprender, más que nada, a lidiar con todo tipo de ellas, haciéndolos crecer como personas y como profesionales. Ah, y van a tomar mucho, mucho mate. Y esa es una experiencia que vale la pena vivir intensamente en libertad.
FPL: Alguna vez le dije a Diego Castillo que el potencial de su creación era gigante y que más allá de fundar una de las mejores escuelas de publicidad, había construido una especie de iglesia que le rinde culto a la creatividad con una fe inmensa y que nosotros, junto con cada nueva generación de freestylers, nos convertiríamos en sus discípulos.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *