“Una hoja en blanco, eso es Freestyle”, dice Edwin Rager Pérez García, ex freestyler

(BOLIVIA) – ¿Que qué es Freestyle? Sería difícil definirlo en pocas oraciones, pero podría describirse como… ¿Una ola de libertad creativa? ¿Un espacio para hacer lo que cada uno tenga ganas de hacer? Quizás sea más fácil pedírselo a un ex freestyler para que te cuente la verdadera esencia del proyecto. En la nota de hoy, el boliviano Edwin Rager Pérez García comparte su experiencia en la escuela-agencia de Buenos Aires y te cuenta qué es Freestyle para él.

Edwin-Perez-Garcia-580
“Eso es Freestyle: una hoja en blanco que te desafía a dar lo mejor”, dice Edwin Rager Pérez García, ex freestyler.

 
Edwin-Rager-Perez-GarciaPOR EDWIN RAGER PÉREZ GARCÍA
Estudiante en Brother Buenos Aires y estratega en Madre Buenos Aires
Redacción especial para PB

 
Una hoja en blanco: eso es Freestyle. Una hoja en blanco que te mira y te desafía a llenarla con lo mejor que podés dar. Y luego te pide un poco más. Nada de medias tintas, nada de excusas ni disculpas. No, nada de eso. La hoja en blanco te incita a que des nada menos que lo mejor de vos, de tu trabajo y tu pasión, sacando tu pro interior, tu mejor versión.

Porque claro, habrá quienes le tengan miedo a la libertad que representa una hoja en blanco, a la incertidumbre de pensar “¿y ahora qué?” y no saber cómo ni qué contestar. Y es que de eso se trata Freestyle: de enfrentar a la hoja en blanco con las armas que tenemos e ir creando nuevas en el camino. Solos a veces, acompañados otras, uno va encontrando cómo enfrentar aquello que no espera, sino lo mejor de nosotros y de nuestro equipo.

Es allí donde reside otra de la claves que hacen de Freestyle lo que es: el trabajo en equipo. En Freestyle vivís la dinámica de una agencia en la que hay que saber encontrar, entre ese grupo de personas que te va a rodear, lo mejor que cada uno tiene para aportar a esa hoja en blanco que es el brief de la vida real. O sos pro o sos pro. En esos términos te tratan en la vida real, la hoja en blanco y Freestyle por igual.

Freestyle es empujarte a encontrar esa voz, ese tono, aquella imagen tan ansiada con la cual llenar esa hoja en blanco que no para de desafiarnos. Es, también, saber defender aquello que hicimos frente a un cliente que no nos regala nada y que nos pide el todo. En Freestyle vas a ir empujándote día a día, brief a brief, y aprendiendo en el trayecto de mucho más que de publicidad o de marketing o de millenials o de cualquier otra palabra trendy publicitaria: uno aprende de sí mismo, del grupo, del cliente y de los directores creativos por igual.

De los proyectos, los briefs y las trasnochadas con mates y pizza también. Y sale con mucho más que una carpeta espectacular. De eso se trata Freestyle.

Freestyle te pide eso y más. Te pide aportar como una hoja en blanco ansiosa de más, insaciable de ideas, conceptos y trabajo.

Uno aporta a la hoja en blanco. Aporta el trabajo de alguien que se toma las cosas en serio, aporta proyectos, aporta pasión. Porque a Freestyle no se entra tímidamente: se entra como un huracán, como una tempestad o como un tsunami, porque seguramente varias de esas cosas te van a suceder en los tres meses durante los cuales vas a ir superándote hasta límites insospechados en la búsqueda de lo mejor que podés dar. Eso es Freestyle: una hoja en blanco que te desafía a dar lo mejor. El que la llena, si tenés el valor, sos vos.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *