De Westeros a Cannes, por “Mackenzie” Quiroz

(ARGENTINA) – Egresado de Under, redactor en la agencia digital Coupé Buenos Aires, ganador en Diente 2015 y ahora, columnista de PRIMER BRIEF: Matías “Mackenzie” Quiroz se suma a nuestro equipo de colaboradores para compartir sus Mackenthings, todas las cosas que piensa acerca de la publicidad. Esta semana, en la que Game of Thrones estrenó su nueva temporada, “Mackenzie” reflexiona en cómo se parece el mundo de la publicidad al de la épica serie de televisión.

ARG-Mackenzie-Quiroz-De-Westeros-A-Cannes-580
¿Cómo sería el juramento de la Guardia de la Noche de una agencia de publicidad? Así la imagina Mackenzie para esta columna..

 
TEXTO POR MATÍAS “MACKENZIE” QUIROZ
Redactor de Coupé Buenos Aires
Redacción especial para PB

 
Valar morghulis. Valar dohaeris. Todo hombre debe morir. Todo hombre debe servir. Siempre me gustó este saludo. La verdad inefable con la que empieza: sin importar quién seas o qué hayas hecho, vas a morir. El estilo de vida que dictamina después: serví a los demás. El saludo completo, me hace pensar en esa frase que le atribuyen a Einstein: “si no vivís para servir, no servís para vivir”. Vaya uno a saber si fue él quien la dijo.

Ahora, la publicidad, como sistema, como estilo de vida, nos empuja en una dirección totalmente opuesta a la que Einstein o Jaqen H’ghar, proponen. Nos muestra, constantemente, escenarios sobre los que erguirnos, orgullosos, con estatuillas en alto. Tronos, por los que libramos batallas implacables. El publicista vive en guerra. Una guerra en la que, un día, se descubre envuelto. Una, lisa y llanamente, contra todos. A veces, incluso, contra sí mismo. Y no es mi intención desanimarte, si sos un estudiante que no ve la hora de ingresar a este mundo que por cierto es hermoso. Porque es mucho más que todo esto. Pero esto también es. Y es muy importante que alguien te lo diga desde ya. Por qué, porque vos podés hacer la diferencia.

El dragón que se cierne sobre nuestras cabezas, es el individualismo. Hay una búsqueda incansable por reconocimiento, que nos vuelve herméticos y paranoicos. Todo el mundo es competencia. Desde Fulano de tal agencia, hasta nuestra dupla. Yo lo he vivido. He sido aquel que se apuró por dejar en claro que la idea que se debatía, era suya. He ofendido a mi dupla. Y también tuve que aprender, aunque mi caso fue en el fragor de la batalla, que no se trata de mí. No es que si yo gano, el equipo gana; sino que porque el equipo gana, yo gano.

Voy a decirlo otra vez: No es que si yo gano, el equipo gana; sino que porque el equipo gana, yo gano.

No se trata de vos, o de mí. Se trata del equipo al que pertenecemos, se trata de la agencia a la que representamos, de la gente que deposita su confianza en nosotros, pero más importante aún, se trata de las personas a las que tenemos la oportunidad de llegar. Y alguno podrá decir que nuestro negocio es vender. Y sí. Es verdad. No somos una ONG. Pero sabés qué pasa, que hoy por hoy, las personas quieren productos y sin embargo compran marcas. Hoy, hacer publicidad, es mucho más que hacer campañas lindas. Es generar contenido relevante: es darle al consumidor, una experiencia que trascienda el beneficio del producto. Y por qué no procurar que esa experiencia, ya que estamos, le sirva para algo.

No dejes que todo el quilombo de Westeros te coma la cabeza. No trabajes para ser reconocido, sé reconocido por tu trabajo. Alentá a tu dupla en cada propuesta que haga, contale tus ideas, crezcan juntos. Colaborá con las demás duplas de tu agencia. En la escuela, ayudá a que las ideas de tus compañeros prosperen. Si a ellos les va bien, a vos te va bien. Jugá para el equipo. Marcá la diferencia, ahí donde estás. Y motivá a otras personas a que hagan los mismo. Los premios van a llegar. Eventualmente. Pero que ese no sea el foco. Porque una cosa es llegar al trono, pero otra, mucho mejor, es construir un reino.

Mackenzie
 
 

Categorías: Mackenthings

Artículo etiquetado como: ,

1 reply »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *