David González, un nuevo “QA” de la Miami Ad School: “Una gran oportunidad”

(ARGENTINA) – Continuamos con la pequeña serie de fin de año: las entrevistas a los estudiantes que, en la sede de Buenos Aires de la Miami Ad School, se encuentran en estos momentos cursando alguno de sus Quarters Away, los trimestres de segundo año que, en la modalidad de estudio de esa escuela, se cursan fuera de la sede en la que se cursó primer año. Hoy es el turno de David Gonzalez, nacido en Minnesota, Estados Unidos: “Estudiar en la Miami Ad School es una gran oportunidad que se debe saber aprovechar muy bien”.


David González en Ogilvy Argentina, su lugar de trabajo.

 
POR LILO ORJUELA
De la redacción de PB
Planner en Ogilvy Buenos Aires

 
David González es otro de los estudiantes de la Miami Ad School que pasó este trimestre por Buenos Aires. Nacido en Minnesota, Estados Unidos, este diseñador gráfico y comunicador decidió empezar a estudiar en la Miami Ad School hace dos años y habló con PRIMER BRIEF para contar su experiencia.

—¿Cómo llegaste a la Miami Ad School?
—Estudié diseño gráfico y comunicaciones en Minnesota y sentí que no sólo quería trabajar como diseñador gráfico. Entonces un amigo me habló sobre publicidad y sobre la Miami Ad School; después de averiguar decidí que era la mejor opción para mí y lo que quería hacer.

—¿Habías salido antes a estudiar en otro país? ¿Cómo fue la experiencia?
—Estuve tres meses en la Miami Ad School de Hamburgo, en Alemania. Allí hice el sexto quarter; luego fui de nuevo a Minnesota a hacer el séptimo y de allí me vine a Buenos Aires. Hamburgo me encantó, y la escuela también, las dos cosas estuvieron muy bien. Pienso que es una de las mejores sedes que tiene la MAS. Lo mejor es que conocí a mucha gente y personas relacionadas con la publicidad.

—¿Por qué elegiste la Argentina?
—Elegí venir aquí porque quería experimentar algo nuevo. He tenido la oportunidad de conocer y vivir la publicidad en Norteamérica y en Europa, así que sentí la necesidad de conocerla desde el sur del continente. Nunca había estado en Sudamérica, por lo que sabía que sería como abrir los ojos a nuevas formas de pensar y nuevas formas de ejecutar las ideas. Una vez que me enteré de que Ogilvy estaba ofreciendo pasantías a los estudiantes de la Miami Ad School, decidí que Buenos Aires era el país al que quería venir. Es importante para mí conocer los diferentes estilos
de hacer publicidad en distintas regiones del mundo, porque eso me da una mejor comprensión no sólo del trabajo, sino de las distintas culturas y los diversos estilos de vida.

—¿Cómo ha sido tu experiencia en Ogilvy?
—Hay muchas cosas que me han gustado de trabajar aquí. Antes de venir no estaba seguro de qué esperar. No sabía cómo sería la gente, como era la vida de agencia o si iba a encajar. Todo lo que sabía es que han hecho un gran trabajo los últimos dos años y que quería unirme a ello. Ahora, después de tres meses de trabajo, ya no tengo ningún tipo de preocupación. He podido aprender muchas cosas de toda la gente que trabaja en la agencia y me sentí como en casa desde el primer momento. Todos han sido muy buenos y abiertos. Pienso que una de las mejores cosas de la pasantía en Ogilvy es que sientes que siempre tienes una voz, tus ideas y opiniones importan y no sientes que eres un pasante, sino que haces parte del equipo. Agarrar briefs directamente del director creativo es genial y que confíen en tí y en tus ideas para llegar a un bueno trabajo es algo que no sucede en todas las agencias. Es muy bueno saber que no estás allí sólo para hacer el trabajo que nadie más quiere hacer.

—¿Cómo te llevas trabajando con tu dupla?
—Muy bien, nos conocimos en la escuela hace poco, tres meses, y la verdad, nos hemos entendido bien. Aunque los dos somos directores de arte, es bueno no tener un rol definido y saber que los dos podemos hacer ambas cosas, arte y redacción. Las ideas vienen de los dos y quizás al momento de ejecutarlas ella hace más las veces de redactora por una cuestión de idioma. Ha sido fácil trabajar así y siento que hemos hecho buenas cosas.

—¿Qué les dirias a los chicos que están decidiendo si entrar o no a la Miami Ad School?
—Coincido con lo que dijo Ana (su dupla, ya entrevistada por PB): primero tienes que estar muy seguro de querer hacer esto. Es curioso, porque son dos años y al principio piensas que es mucho tiempo, pero la verdad es que en la Miami Ad School se pasan muy rápido porque haces muchísimas cosas en períodos cortos. Siento que en la Miami debes hacer todo lo que puedas, porque te brinda muchas ofertas y oportunidades. Tienes la posibilidad de viajar, de hacer pasantías, de salir con el portfolio listo. La escuela también te da la oportunidad de relacionarte con las personas que quieres conocer en el ámbito de la publicidad, gente que puede ayudarte a conseguir un trabajo, como profesores y personas que conoces en las agencias. Y una de las mejores cosas es que te gradúas sabiendo que estás preparado para trabajar en una agencia, porque siempre vas a tener miedo al entrar por primera vez a un trabajo, pero con la posibilidad de hacer pasantías y por la modalidad del trabajo práctico, cuando empieces a trabajar ya sabrás qué debes hacer y cómo hacerlo. Estudiar en la Miami Ad School es una gran oportunidad que se debe saber aprovechar muy bien.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *