Entre consejos y sushi, Madre recibió al segundo ALMUERZO PRIMER BRIEF

(ARGENTINA) – Fue el viernes en el barrio de Chacarita de la ciudad de Buenos Aires, cuando la agencia Madre abrió sus puertas y recibió al mexicano Edgar Bringas y al argentino Agustín Díaz, ganadores del concurso que daba derecho al ALMUERZO PB N° 2. Los consejos fueron de Carlos Bayala (Madre) y Ana Gazcón Aráoz (Banco Hipotecario), los anfitriones. El sushi fue de Bokoto Sushi & Club, el sponsor de catering de los APBs. Y el disfrute, el de todos. En la nota, una pequeña galería de este nuevo ENCUENTRO PB y un súper resúmen de lo conversado.


De izquierda a derecha: Carlos Bayala (de espaldas), Edgar Bringas y Agustín Díaz (los ganadores), Maxi Arias (PRIMER BRIEF), Ana Gazcón Aráoz, Aurora Montes y Pancho Dondo (PB).

 
POR PANCHO DONDO
Director de PB
(Fotos: Octavio Guzmán)

 
Carlos Bayala se acercó hasta el pequeño living que su propia agencia tiene cerca de la puerta de entrada, saludó a todos los recién llegados, acomodó sus bermudas y sus zapatillas sobre el puff que seguramente le resulta el lugar más cómodo para toda clase de reuniones y lanzó la pregunta: «¿Qué vamos a almorzar?».

«Sushi», fue la respuesta, en referencia al aporte alimenticio de Bokoto Sushi & Club, que uno de los ganadores —Agustín Díaz— iba a probar por primera vez en su vida.

Mediodía de debuts en muchos sentidos, desde ese momento la conversación se confundió con los diálogos que provenían de la enorme mesa sobre la que trabajan los treinta y pico de empleados de la agencia Madre Buenos Aires y empezó a amontonar los adjetivos que todos los presentes —y más que nada los dos ganadores del concurso— esperaban: enriquecedora, familiar, valiosa, cercana y muchísimos más.

«¿Cómo se inicia una relación como la que hoy tienen Madre Buenos Aires y el Banco Hipotecario?», a cargo de Agustín Díaz, fue la pregunta con que comenzó el ida y vuelta gastronómico-publicitario, pintado a veces de timidez extrema y condimentado, casi siempre, de miradas de admiración. «Estoy atónito», repitió varias veces Díaz, mientras su colega estudiantil Bringas, sentado a su lado, simplemente giraba su cabeza de izquierda a derecha y trataba de absorber los consejos y anécdotas que le llegaban en estéreo.

 
«Dos de las claves, tanto para armar un equipo de gente como para encontrar clientes con los que uno pueda construir algo a largo plazo, son la confianza y la estupidez —disparó Carlos Bayala nada más arrancar el encuentro—. Uno necesita tener mucha confianza en la gente con la que trabaja y necesita que todos, equipo y clientes, tengan una cierta cuota de estupidez. En una de las paredes internas de la agencia, cerca de la entrada, todavía pueden leerse dos palabras que calé el día que inauguramos este lugar: ‘Sean tontos’. Para mí eso es fundamental. Y ustedes, como personas que recién están comenzando su carrera, lo que necesitan es ser fuertemente irresponsables. El sentido común y la responsabilidad ya les llegarán, ya les serán impuestos por la realidad: ahora es tiempo de ser irresponsables».

«Yo agregaría a la confianza una condición esencial para el trabajo —agregó Gazcón Aráoz, gerenta de publicidad del Banco Hipotecario, cuya comunicación, concebida por Madre desde que el banco les permitió comenzar como agencia hacia fines de 2005, quebró el paradigma publicitario de un sector tremendamente conservador y cambió para siempre la publicidad bancaria—: la química. Yo necesito sentirme cómoda con quien estoy, sentir que hablo el mismo idioma, poder mirarme a los ojos».

«¿Por qué Madre cobra fee y no comisión?» fue la duda que quiso despejarse Bringas cuando se le dio la oportunidad de intervenir. Bayala, en ese punto, fue contundente: «Porque cobramos lo que decimos. Puede que eso nos haga más caros ‘a priori’, al menos en comparación con agencias que combinan diferentes sistemas de cobro; pero también nos hace más previsibles y transparentes. Creemos que de este modo todo queda claro entre los clientes y nosotros».

 
MÁS CONSEJOS, MÁS SUSHI

• «Por suerte nosotros podemos elegir a nuestros clientes. Más o menos de cada doce clientes que se acercan a la agencia, queda uno. De cuatro a seis se van comentando ‘qué boludos’. Los otros cinco no llegan a un acuerdo por distintas razones. Y uno se queda: es el que queremos». (Bayala)

• «Carlos insiste con que la personalidad publicitaria de una marca tiene muchísimo que ver con las personas que la manejan. Y bueno, en eso yo puedo enorgullecerme de tener 51 años pero sentirme de muchísimo menos. Es más: tengo tres hijos, trillizos, de 20 años —los tres varones—, y cuando estoy con ellos jamás siento que hay una generación de por medio, que nos separan 31 años». (Gazcón Aráoz)

• «Hoy en la agencia somos algo menos de 40 personas y sentimos que ese es el número perfecto para lograr conservar el espíritu que queremos entre todos. En algún momento de este año fuimos 42 y yo sentí que nos habíamos pasado. Ojo: ese es el número que funciona para nosotros, pero cada agencia tiene su cifra y su espíritu. Wieden + Kennedy Portland son 250 personas pero no se preocupa demasiado por conservar una cultura equis: más bien son una especie de Real Madrid, una especie de seleccionado increíble donde siempre hay algo súper creativo gestándose. Nuestro modelo es obviamente el de Mother: cuando Gabriela y yo estábamos allá en Londres, hace diez años, éramos menos de 30 personas, de todos lados del mundo, y la cultura estaba clarísima. Pero ahora que en Londres son como 170, de algún modo misterioso Robert (Saville) y Mark (Waites) también logran conservar esa cultura». (Bayala)

 
• «Soy hincha de River, así que no tengo mucho de qué enorgullecerme por ese lado». (Bayala)

• «Yo soy de Racing, pero no de toda la vida: desde que un antiguo cadete, Fernando Rambo Damiano, me dijo que hacía todos los mandados que yo le pedía sólo si me hacía hincha de Racing. ¡Y sigo! (Gazcón Aráoz).

• «¿Sos de Racing, Ana? ¡No lo sabía!». (Bayala)

(Detalle interesante para cerrar la nota: hace ya más de un año y medio que la camiseta del Racing Club de Avellaneda, por una campaña especialmente pensada por Madre Buenos Aires para el Banco Hipotecario, luce en su frente la orgullosa leyenda DUEÑO DE UNA PASIÓN, complementada por el logo del banco en la espalda, sobre el número del jugador. Matiz que hace más curiosa y divertida aún la sorpresa de Bayala).

1 reply »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *