Basic Label propone algo nuevo para los becarios: «Las generaciones que están aterrizando se merecen el cambio que pedimos»

(ESPAÑA) – Recientemente se dio a conocer la iniciativa que se define como “el sello de calidad para agencias de publicidad que cuidan de sus becarios”. Su disparador es la tradicional situación de quienes dan sus primeros pasos luego de la universidad o cursos en escuelas de creatividad y trabajan sin una retribución económica ni certeza de contratación. ¿Y su objetivo? Conseguir el respaldo de las personas necesarias y conseguir derechos laborales que en otros sectores se consideran básicos. Seguí leyendo para conocer mejor el proyecto y averiguar cómo sumarte.


Con solo dos meses de vida Basic Label ya inició conversaciones sobre el trato a los becarios de publicidad en distintos países. (Imagen: Basic Label)

 
En la vida pre pandémica los becarios o trainees de muchas agencias de publicidad aceptaban hacer un sacrificio: trabajar unos meses (típicamente haciendo horario completo) en una agencia con tal de poder cruzarse todos los días con personas de gran experiencia y tener la posibilidad de participar en proyectos que los ayudaran a crecer profesionalmente. O al menos eso es lo que se les prometía, ya que muchísimas veces la dinámica terminaba siendo otra, sin resultar en un puesto laboral. Muchísimas cosas cambiaron este año, pero esta situación no fue una de ellas.

Con esta realidad como punto de partida, se creó la iniciativa Basic Label, buscando reconocer a los lugares que contengan a los estudiantes jóvenes haciendo sus prácticas, ofreciéndoles tanto formación profesional como una ayuda económica. A través del claim “Queremos lo básico”, sus peticiones son dos: que a cada becario se le pague al mes, como mínimo, el precio medio del alquiler de una habitación en la comunidad autónoma en la que se encuentre trabajando; y que se le avise quince días antes de la finalización de su convenio si se le ofrecerá un contrato. ¿Cuándo se cumplirán? Imposible saberlo ahora pero la actividad ya está en marcha y buscando todo el apoyo que se pueda.

PRIMER BRIEF habló con la creativa anónima detrás de todo para conocer su mirada, experiencia y convocatoria.

¿Basic Label surge puramente por comentarios e historias ajenas, o vivieron hechos personalmente que los llevaron a crear la iniciativa?
Creo que el hecho de ver y vivir la precariedad del sector se convirtió el caldo de cultivo para acabar desarrollando un proyecto como Basic Label. Mi experiencia tras graduarme en la universidad, con prácticas curriculares en agencia terminadas, y hacer un curso anual en una escuela de creatividad, ha sido trabajar en dos agencias grandes, en sus sedes de Madrid, mediante convenios de prácticas extracurriculares cuyas condiciones eran media jornada – que en realidad era completa – a cambio de cero euros y sin mención alguna a vacaciones o días libres.

¿Cuál fue la respuesta de estudiantes y profesionales jóvenes cuando dieron a conocer su propuesta?
Por parte de los publicitarios más jóvenes lo que más se ha recibido ha sido apoyo y manos dispuestas a ayudar. Nos da la sensación de que las generaciones que están aterrizando en el sector vienen valientes y con una gran capacidad de compromiso con proyectos como Basic Label. Su actitud ha hecho que la iniciativa crezca y se merecen el cambio que pedimos.

¿Y la reacción de personas en cargos superiores fue distinta?
La mayoría de comentarios por parte de publicitarios con experiencia han sido de apoyo. También algunos de ellos han dedicado tiempo a dar feedback, y viene genial. Desde el principio, se han agradecido mucho todos los consejos y se han tenido en cuenta. De hecho, los cambios que vamos a implementar próximamente en el proyecto vienen en parte gracias a la perspectiva que han aportado estos profesionales.

¿Por qué creen que hasta este momento no se haya conseguido las condiciones idóneas para los becarios?
En el caso de España, la falta de regulación de la situación del becario es un misterio. Esto es, el Estatuto de los Trabajadores no los incluye y el Estatuto del Becario, un documento que se está intentando poner en marcha desde hace años, está parado. Esto resulta en un vacío legal que, en el caso de nuestro sector, una buena suma de agencias aprovecha para abusar tanto de los recién llegados, como de personas que ya han pasado por varios convenios de prácticas.

¿Cómo puede sumarse y ayudar la gente?
Actualmente todo está en proceso de cambio, por lo que no podemos decir nada de manera oficial hasta que comience la nueva etapa que hemos anunciado. Sin embargo, mientras tanto colaborar es muy sencillo. A nivel individual, los publicitarios lo que pueden hacer es contactarnos para mostrar su predisposición para colaborar y para hablarnos de cuál es su perfil. Estamos apuntando los nombres de todo el que se ofrece para cuando necesitemos que nos echen una mano. Y en el caso de agencias y otras instituciones, sería una ayuda que nos contaran más sobre su perspectiva ante el problema de la precariedad.
 
 

Categorías: Ad Tools

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *