Por qué Cannes Lions también podía haberse llamado Class Lions

(INTERNACIONAL – Desde Cannes, Francia) – Si a Cannes Lions lo pensás a partir de sus estatuillas en forma de león, por las que casi todos los creativos del mundo darían más de lo que están animados a confesar, es una jungla. Pero si lo pensás en base a la inspiración que contagia y el aprendizaje con que te llena las valijas, casi podría llamarse Class Lions. Algo de eso intentaron (y, por momentos, lograron) los organizadores este año convocando a la joven artista eslovaca Martina Paukova y pidiéndole que inundara todo con sus dibujitos inocentes y sus consejos, que sonaban a primeros palotes y, justamente porque lo eran, resultaron más bienvenidos que cualquier otra propuesta.

cannesgranacademia-580px
Hasta la entrada a la fiesta de cierre estaba invadida con los consejitos creativos de Martina.

 
TEXTO POR PANCHO DONDO
Director de Primer Brief
(Fotos: PB y Prensa Cannes Lions)

 
Pensémoslo como Class Lions.

La casa de estudios: todo el Festival Internacional de Creatividad Cannes Lions, desde el Palais des Festivals (algo así como el Centro de Convenciones donde ocurren, todo el tiempo y todo el año, congresos de todo calibre, desde odontológicos hasta televisivos, y que le dan de comer a este bello balneario de la Costa Azul) hasta la playa del rutilante Carlton Hotel, el pequeño albergue donde desde hace décadas se alojan todas las estrellas de cine que puedas imaginarte… y algunos DGCs globales, claro.

El tema del curso: “How to Cannes”, algo que en español podría ser “Cómo Cannes”, una breve propuesta que cualquier creativo publicitario del mundo pesca al instante sin necesidad de más explicaciones. En español podría inventarse el verbo cannear para hablar de ganar mi primer león, y no habría más que decir.

La profesora: la eslovaca Martina Paukova, una artista que vive en Londres y trabaja para medios como The New York Times, The Sunday Times Magazine, Die Zeit, The Guardian y The Independent y marcas como Google, Converse, WeTransfer y Lexus.

Los trabajos prácticos: en realidad, probablemente nadie los haya hecho todos juntos, y menos en los escasos siete días que dura el festival. Pero bueno, por si te entusiasma encararlos ahora, cuando faltan algo así como 317 días para que arranque el próximo, entre el que ilustra el arranque de esta nota y los dieciocho que vienen acá abajo, en esta nota tenés 19 pequeños consejos, traídos directamente de las lion classes de Martina Paukova, para que a cada uno le dediques… mmm… 16,7 días.


“Cómo Cannes”, “¡Pateá traseros!”, “Obtené tu dosis de cafeína”.

 


“Hablá con un extraño”, “Aprendé algo nuevo cada día”, “Practicá, practicá, practicá”.

 


“Defendé aquello en lo que creés”, “Desafiate a vos mismo”, “Mandate algunas siestas”.

 


“Explorá el trabajo”, “Escuchá a tus héroes”, “Mirá a tu alrededor”.

 


“Tomá notas”, “Escuchá, aprendé, descubrí, repetí”, “Escuchá a tus héroes”.

 


“Felixibilizá tus músculos creativos”, “¡Rompé reglas!”, “Olvidate de los clichés”.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *