Gustavo Luy y Kyra Espinosa, de Miami Ad School a Y&R: “Nunca se rindan”

(ARGENTINA) — Gustavo Luy (Perú, 27) y Kyra Espinosa (Ecuador, 24) son una dupla formada hace muy, muy poco: una sola semana. Sus historias son distintas, de alguna manera, pero con similitudes, y de algo no hay lugar a dudas: Gustavo y Kyra son una dupla que existe gracias a la educación y el empuje de Miami Ad School. Las vueltas de la vida (de sus vidas, en definitiva) los hicieron desembocar en la misma agencia, Young & Rubicam Buenos Aires, donde ahora trabajan juntos. Es en ese mismo lugar donde nuestro redactor, Denis Vivoda, los entrevistó. ¿Qué estás esperando para leer toda la nota?

gustavoluykyraespinosa-580px
Gustavo y Kyra, en uno de los rincones de su flamante lugar de trabajo: “Ahora comprendo por qué los profesores nos presionan tanto. Es como la vida real. Te preparan para eso”.

 
TEXTO POR DENIS VIVODA
Especial para PB
(Foto: Gentileza G&K)

 

 
PRIMER BRIEF: ¿Cómo entraron en el mundo de la publicidad?
Gustavo Luy: Mi experiencia con la publicidad empezó desde muy chico. Viví mucha parte de mi infancia en los 90, cuando las campañas eran muy buenas, y hasta había un par que te daban ganas de decir “quiero hacer esto”. Empecé la carrera de publicidad y luego la abandoné por temas personales. Me metí en el mundo de los seguros, por lo económico, y dije “bueno, me voy a quedar un año”. Terminé quedándome ocho. Cuando entré a Marsh, un corredor de seguros, había un freelancer que hacía las promociones y esas cosas. Recuerdo que mi jefe se quejaba del precio, así que me ofrecí a hacerlo. Lo empecé a hacer, sin cargo, y a mis jefes les empezaron a gustar mis resultados.

PB: ¿Cómo conocieron la Miami Ad School?
G: Mi jefa en ese entonces, en Marsh, me dijo: “Te veo un poco de pasta”. En Marsh tenía un gerente que siempre quiso Había querido a la Miami Ad School, y como no conocía nada empecé a googlear y a cada paso me daba cuenta de que era un gran lugar para estar.
Kyra Espinosa: Yo estudiaba en la Politécnica de Guayaquil, Ecuador, en la carrera de diseño gráfico y publicidad. Entré con una pasantía a De Maruri Grey, en la parte de diseño, pero ahí veía a la gente que pensaba, y para mis adentros decía: “¡Yo quiero pensar!”. Mi jefa ahí también me recomendó la Miami Ad School. Yo estaba terminando de estudiar, así que estaba viendo qué hacer. La idea era empezar en Miami Ad School Madrid, pero después de pensarlo me di cuenta de que me convenía la sede de Buenos Aires. Igual después visité Madrid. Terminé el quarter pasado.

PB: O sea, les contagiaron el entusiasmo por la escuela.
GG: Exacto. Y nada, me enteré de que había una en Buenos Aires. Me postulé, hablé con Bernardo (Geoghegan), y a las dos semanas estaba acá. Llegué el mismo día en que empezaban las clases. No conocía nada de la ciudad. Así fue mi llegada (risas).

PB: ¿Cómo llegaron a Young & Rubicam?
KE y GG (al mismo tiempo): Por Cheche (risas).
GG: En mi caso fue súper particular, principalmente porque no me lo esperaba. No soy el alumno más brillante, el que gana todos los premios.
KE: Pero era el más calificado.
GG: Supongo (más risas).

PB: ¿Cómo fueron sus primeros días acá?
KE: Yo, cuando comencé acá, tuve una o dos semanas sin nada que hacer. Cuando él (Gustavo) llegó, yo estaba con mucho trabajo, y sin dupla. Así que él entró en el medio de ese caos.
GG: Yo entré a matar (nuevas risas). Pero ahora comprendo por qué los profesores nos presionan tanto. Es como la vida real. Te preparan para eso.

PB: Para ustedes, ¿cuál es la esencia de la Miami Ad School?
KE: A rayos luz es la oportunidad de poder viajar. Para mí poder trabajar y viajar me llega muchísimo. No veo a ninguna escuela que hago eso. Y, aparte, cuando tú llegas a otra sede puedes elegir si quieres entrar a agencia, y te dan el contacto.
GG: En mi caso, la Miami Ad School es como una agencia sin ser una agencia. No es como la típica escuela de publicidad donde te enseñan cosas muy teóricas, sino que todo es muy práctico. Todas las semanas hay un brief, y la misma gente que está ahí te motiva. Por mi edad y mi forma de ser, yo creo que tienes que abrir la cabeza a martillazos. Y la Miami Ad School es eso.

PB: ¿Qué consejo le darían a alguien que recién empieza?
GG: Yo le diría primero que nunca se rinda. Eso pasa siempre al inicio, pero la diferencia está en si te quedas. Otra cosa es que observen y se autobrifeen. No siempre va a llegar el brief con el que sueñas. La creatividad es tirar ideas todo el tiempo. Es un músculo.

PB: ¿Y qué consejo se darían a ustedes mismos antes de empezar la carrera?
KE: Que no todos los momentos van a ser buenos, y que los momentos buenos los disfruten.
GG: Sí, no todo es diversión. La gente cree que estar en una agencia es como Mad Men. Pero en verdad tienes que trabajar el doble, el triple. Los horarios fuera de la agencia son los horarios vitales, porque si no estás observando, viendo lo nuevo, no estás progresando. Estás estancado.
KE: ¡Y que viajen! Viajar te hace crecer mucho, abre tu mente.

PB: ¿Algo que quieran agregar?
GG: Sí. Quería agradecer a Bernardo Geoghegan, a Cheche, a mi dupla Kyra y, sobre todo, a mi esposa y mi hija: sin ellos no hubiera logrado entrar a Young.
 
 

2 replies »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *