Se distribuyó la revista PRIMER BRIEF #2

(ARGENTINA) – En los primeros cinco días de este mes más de 2.800 estudiantes de publicidad de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires recibieron gratis su ejemplar de PRIMER BRIEF. Esta vez, los inmortalizados en la excelente foto de tapa de Andy Cherniavsky fueron los seis estudiantes que el 14 de mayo terminaron su pasantía de seis meses en el programa Young de Young: Alba Barrachina y Ana Duque (de Underground), Julieta Chichotky y Cynthia Leguizamón (de la Escuelita) y David Olivera y Patricio Reali (del ISP). En la nota, el artículo editorial de esta edición.


Las tapas de los dos números de la revista publicados hasta el momento: las producciones de las fotos son siempre de Andy Cherniavsky, y en esta edición, sobre una idea de Young & Rubicam, el make up estuvo a cargo de Javier Luna Crook y Cecilia Ribera para Pink Unicorn; los peinados, de Hernán Abruzzesi para Glow Estudio; la producción, de Manuela Chiarante y Mariela Luján Tranquilo para INSE; y el retoque fotográfico, de Alejandro Cohen y Ana Luz Sanz para Al Aire Producciones.

 
EDITORIAL
¿CHAU BRAINSTORMINGS?

En casi cualquier aula del mundo en la que se enseñe creatividad, la palabra brainstorming es una de las religiones intocables. La tormenta de ideas nació como concepto y como práctica cuando Alex Osborn (la O de BBDO) publicó, en 1948, el libro Your creative power (Tu poder creativo), que en los Estados Unidos de comienzos de los años 50 se convirtió en un impredecible best seller. En poco tiempo el brainstorming fue un rito sagrado en todas las agencias de publicidad. Y lo sigue siendo.

¿En qué consiste? Tu profe de creatividad probablemente te lo explique sobre tres conceptos básicos: trabajar en grupo, decir libremente lo primero que a cada uno le venga a la mente y cancelar por completo el juicio crítico sobre las ideas de los demás. Sin embargo, a más de 60 años de la publicación de sus postulados, muy pocos publicitarios se atrevieron a enfrentar la pregunta clave: ¿funciona?

El periodista Jonah Lehrer, en su recién publicado libro Imagine: How creativity works (Imaginá: Cómo funciona la creatividad), sostiene que no. Pero no lo afirma como una simple opinión personal, sino sobre la base de varias de pruebas empíricas, la primera de las cuales data de 1958. Varios experimentos universitarios compararon el rendimiento de grupos puestos a trabajar con la consigna del brainstorming versus otros que trabajaron primero de modo individual para, recién después, pasar al debate y la crítica. Los resultados fueron siempre contundentes a favor del segundo grupo. «Quizás el debate sea menos placentero —sostiene Charlan Nemeth, profesora de psicología de la Universidad de Berkeley—. Pero siempre será más productivo. La verdadera creatividad requiere algunos sacrificios».

¿Cómo vas a sugerir que trabaje tu equipo cuando un profe les encargue el próximo trabajo práctico grupal?

 
LA REVISTA #2, COMPLETA

 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.