Animal tras Copywriter: hablan el director y el alumno más premiado de la escuela

(COSTA RICA) – José David Alfaro ha realizado distintos cursos de Animal, la escuela que el argentino Patricio García dirige en San José de Costa Rica. Este año participó en el concurso de redacción del Festival Copywriter de Chile. Y fue su participación la que volvió a dejar a la escuela, por tercera vez consecutiva, como la más premiada del festival, ya que ganó tres bronces en las categorías de Mejor Tweet, Mejor Guión de Radio y Mejor Titular. PRIMER BRIEF habló con José y, como cierre, Pato contó su versión haciendo un balance del recorrido de la escuela.


El trabajo con el que José ganó el bronce en la categoría Mejor Titular en el Festival Internacional Copywriter 8.

 
POR LEO VIGNATI
Estudiante de publicidad en la Universidad de Morón
Redacción especial para PB

 
JOSÉ DAVID ALFARO: “HAY QUE TENER PACIENCIA Y SABER APROVECHAR LAS OPORTUNIDADES”

—¿Conocías PRIMER BRIEF?
José Alfaro: —Claro que sé de Primer Brief. Desde que salieron los leo cuando puedo. Varias notas me han sido de gran ayuda para mi crecimiento personal.

—¿De cuál de los cursos de Animal sos egresado?
—He pasado por varios cursos. Primero pasé por el de redacción y conceptualización creativa. Seguido llevé el seminario de futuros directores creativos y hace poco terminé el taller de storytelling. ¡Muy buenos todos!

—¿Estás trabajando en publicidad?
—Renuncié la semana pasada para entrar a una opción que tenía, pero al final se me cayó. Entonces me encuentro buscando trabajo como redactor.

—¿Al concurso te anotaste por tu propia cuenta o a través de la escuela?
—Es la segunda vez que participo. En la primera ocasión entré porque Pato nos pasó la info del concurso. Esta vez ya sabía.

—Pato, cuando habla de Animal, dice que es una escuela “a la argentina” en Costa Rica. ¿Se nota esa impronta argentina?
—Siempre nos ha dicho que el sistema tiene un parecido al de Brother. La escuela forma bastante al estudiante y lo hace bastante crítico del trabajo. Además, las clases, como en varias escuelas de otros países, las imparten profesores que trabajan en el medio y son bastante influyentes. En su momento uno de ellos fue Christian Caldwell, por dar un ejemplo.

—¿Cuáles son los publicitarios que más admirás?
—Tengo bastantes: Bill Bernbach, George Lois, David Ogilvy, Lee Clow, Dan Wieden, David Kennedy, Carlos Baccetti, Leandro Raposo, David Droga, Alex Boguski, John Hegarty, entre otros.

—¿Cómo fue la experiencia de ganar los premios? ¿Cómo fue participar de un concurso de sede chilena?
—El concurso tiene dos modalidades, la offline y la online. La offline es para los locales; la online es para toda Latinoamérica. Y como experiencia fue muy buena. Nunca había ganado nada, fuera de un shortlist en otro concurso. Ellos, además del concurso, traen gente a dar charlas, que terminan transmitiendo todo el evento por streaming. Gracias a ese streaming fue que me di cuenta de que había ganado.

—¿Estabas en tu casa mirando el evento?
—No, desde temprano varios de los alumnos llegamos a la escuela para comer un asado, ver las charlas y esperar los resultados.

—O sea que, si bien en ese momento no eras alumno de Animal, ¿todo fue alentado desde la escuela?
—Yo, para ese momento, me encontraba cursando el taller de storytelling. Pero sí, Animal siempre fomenta a los estudiantes y ex estudiantes a participar en los festivales y varias de las actividades que ellos realizan.

—¿”Asado” es el asado argentino, o allá también hacen una comida parecida?
—El asado es parecido, sólo que aquí el corte es más delgado y algunos disfrutan de que esté muy cocido (en mi caso, no).

—¿Qué otros hobbies, además de la publicidad, tenés?
—El fútbol: soy aficionado a la Liga Deportiva Alajuelense. Cuando puedo lo practico. También me gustan mucho las series y las películas. En cuanto a música, tengo entre mis favoritos a Jamiroquai, Illya Kuryaki and the Valderramas, Soda Stereo, Cerati, Calamaro…

—¿Ah, sí? ¿Es conocida la música argentina en Costa Rica, o solamente a vos te gustan tantos artistas de acá?
—Tiene su público, pero no somos muchos. Es algo que heredé de uno de mis hermanos mayores. Pero sí, por acá han pasado bastantes: Charly García, Fito Páez, Luis Alberto Spinetta, Soda Stereo, Gustavo Cerati, Andrés Calamaro, León Gieco, Mercedes Sosa… Sin dejar de lado a Sandro, Banana y otros que seguían mis tías, je.

—¿Hay algo que quisieras decirle a nuestros lectores?
—Agradecer a la Escuela por la formación y el apoyo. A mi familia, que, aunque a veces no saben bien mi profesión, me apoyan. Y para los que comienzan esta carrera, lo importante de tener paciencia y saber aprovechar las oportunidades. Muy importante no echarse para atrás, buscar fortalecer la confianza y perderle el miedo a equivocarse. Creérsela.


El trabajo con el que obtuvo el bronce en la categoría Mejor Tweet.

 
 
“LO MEJOR SIEMPRE ESTÁ POR VENIR”, POR PATO GARCÍA, DIRECTOR DE LA ESCUELA

Cuando te piden hacer un balance para una nota, termina siendo algo raro: un honor, por un lado, que quieran escucharte; pero por otro lado me suena a cierre, a ciclo, y eso me pone nervioso. Nervioso, porque a la publicidad, que es una carrera corta para la mayoría (o más que nada para los creativos como yo), muchas veces se la compara con la carrera del futbolista, en la que a los 25/26 ya tenés que haber hecho mega campañas, ganado premios y ser alguien senior e importante, y estar en la primera de clubes como River (sí, River con V corta). Y como es un honor, voy a contar de una manera más digerida, más real, más como soy yo, cómo es Animal. Y trataré de alejarme del “casete publicitario” (otra comparación con el fútbol) que muchas veces tenemos.

En este segundo caso con PRIMER BRIEF, me toca hacer un balance de mi escuela Animal, que tiene tres años y medio de fundada en San José, Costa Rica, el segundo país que adopté para vivir. El primero fue Guatemala (para el que no me conoce, luego de Ponce Buenos Aires y Di Paola, salté a DDB y Saatchi Guatemala, como DC y DGC. Entonces, como contaba, me pone nervioso. Y, lejos de que parezca un cierre, quiero que este balance parezca un principio de algo… que es lo más difícil de hacer.

Fue así cómo en estos tres años pasaron cosas increíbles: se acercaron alumnos buenísimos, otros vagos, otros mitad y mitad que se volvieron buenísimos (igual no existe una persona que se vuelva peor). Por suerte, busqué para arrancar dos o tres profes, entre ellos Douglas Castro (gerente de Leo Burnett Costa Rica y República Dominicana, además de DC y planner) y Christian Caldwell (gerente y DGC de JWT), que resultaron personas mágicas que, en un país pequeño y con poco presupuesto, hacen cosas buenísimas y compiten como grandes en festivales de afuera y con marcas regionales. Pronto llegaron Alan Carmona (DC de Garnier BBDO) y Santiago Cardone (DC de Ogilvy). Hice un esfuerzo gigante sin prepuesto y siendo una persona totalmente desconocida en el país.

Apoyado por estos talentos, pudimos hacer la charla de lanzamiento en el bar más hipster que me pude imaginar (gracias al Steinvorth que nos prestó el lugar). Durante la previa, pensé que iba a estar año y medio sólo con el curso de Creatividad, pero no: la vida y el mercado local me tenían preparado un crecimiento más rápido del que podía imaginar y querer. Al mes y medio lanzamos Planning para Cuentas, luego pidieron Dirección de Arte y Digital. Sí, a la la gente le gustó lo que estaban cursando y se hizo un boca a boca increíble, como a los profes o a mí nos gustaría que pasara con cualquier campaña nuestra.

Acá hay un formato parecido, anterior a Animal, que era lo único que había y que andaba bien (sí, me animé a poner competencia en un país de cuatro millones de personas; aclarando para los argentos). Y para enseñar publicidad, que es un súper nicho: no es cool como en la Argentina, y cada vez menos los pibes quieren hacer sus propias cosas o tener lo suyo. ¡Es un tema que, si PRIMER BRIEF quiere, contaré en otra nota (*).

Pero Animal se supo diferenciar: cursos más largos, grandes profesionales consagrados en actividad, profesionales un poco más novatos pero con una visión más amplia e internacional que pedían pista (y Animal supo dársela). Fue así que siempre quise algo tan práctico, serio, exigente y eficiente en el formato y los planes. Como La Fundación, Brother y Underground (instituciones argentinas), lugares donde estudié, amé y empecé a “mamar” (palabra del lunfardo porteño, aclarando para los de Centroamérica) el gusto de poder estar del otro lado, muchos años después de dedicarme y lograr cosas como creativo.

Mi sueño siempre fue tener una “escuela de creativos argentina”. Ya estaba fuera de mi país en ese momento, y me sentía en un estado pleno como para concretarla. Entonces, si bien la escuela es tica, actúa y tiene la exigencia como las escuelas de allá, aunque suene algo raro.

Puedo decir que tengo el dream team con el que toda agencia de acá soñaría, pero no puede pagar. Bueno tampoco es que les pago muchísimo, las clases son más baratas, pero les va mejor que en cualquier otra institución de educación nacional… Lol. Si bien siempre tuvo más argentinos que ticos, empecé con tres ticos que aportaron muchísimo a bajar los planes a la región y aportando muchísimo; luego se sumaron argentinos, ticos, venezolanos, más argentinos (algo tengo, como todos, con ellos), etc. En definitiva, por suerte los que veía y creía que le aportarían ese “no se cuál” que quería que tuviera Animal, académica y publicitariamente accedían. Cada vez más alumnos, más en agencias, más cursos (hay como seis cursos y tres seminarios).

Con todo este gran comienzo, faltaba algo para ver si me sueño era real, debía medirlo. No podemos vivir de las subjetividades, menos en este ambiente con ego, je.

Por eso, salimos a competir en destivales de Estudiantes con alumnos ticos y los extranjeros que llegan al país. Pensábamos que iba a ser difícil, pero por qué no intentarlo. Si sus profes ganan premios en sus agencias, ellos deben ganar premios para que los profes se sientan en casa. Fue así que los logros por suerte no tardaron en caer, desde el inicio y hasta la fecha en el 90 por ciento de los festivales los chicos se llevan algo, mínimo un finalista o bronce, y así es que se tienen 23 distinciones internacionales, latinoamericanas y nacionales (desde el One Show, El Ojo de Iberoamérica, el Caracol de Plata, The Cup, FICE y los premios Volcán, etc.). Tantos, que salió la escuela más premiada en Iberoamérica, de fuera de Chile, en el Festival Copywriter de Chile. Paso a explicar este proceso.

Los dos primeros años, los premios de mis alumnos casi me sacaron las lágrimas. La primera vez no tanto, porque compitieron desde sus casas, algunos desde la mía, juro que los invité (porque era con tiempo real). La segunda, abrimos Animal a las 6 am (acá son tres horas más temprano que en Chile), con la escuela llena de talentosos chicos, y la rompimos: un GP, un oro y dos platas. Festejemos, con lágrimas fingidas y camufladas con ese “algo se me metió”, y un montón de cerveza derramada por los atropellos. Este tercer año tenía miedo. No el miedo del primer año: era un miedo a que todo se termine, a que se acabe. Esto sucedió días antes, pero dije debo confiar, hay alumnos, hay staff. Pero el día del concurso pasó lo que pasa cuando todos hacen las cosas bien hechas, con huevos y pasión: dejas el miedo y entran la confianza y la seguridad, y así fue. Al hablarles, en esas mini charlas que hago para motivarlos antes de que empiecen, sentí que no debía exagerar, que algo iba a pasar, y les dije: “Los premios están acá, algunos de ustedes se los llevan, solo trabajen con pasión”.

PUM, tres premios para José, y una de las dos más premiadas de este año. Sí, bajamos un poco… pero hay un cuarto pronto.

Como dice Carlos Pérez, el presidente de BBDO Argentina, un premio es fácil ganarlo, el tema es seguir ganándolo, tener vigencia en todo lo que se hace. ¡Y él mide sus agencias en lapsos de diez años! Me parece válido, creo que es fácil crecer, el tema es mantenerse. Por eso, mediré a Animal en lapsos de tres años (las escuelas son diferentes a las agencias, y más pequeñas). Yo, para los tres años, quizás no tracé todo esto, o quizá inconscientemente sí: lo que sí sé que tracé es este salto que estamos haciendo para el cuarto año. Por suerte tuvimos la posibilidad de dar conferencia en Cali y en todas las universidades nacionales y empezamos con talleres en Panamá y Nicaragua.

Es así que se vienen nuevos profes que piden pista y creo que vamos a armar algo así como el dream team IV, para ponerle nombre, para este año que viene.

Quiero que todos los estudiantes piensen que todos podemos, con esfuerzo, hacer ideas en cualquier lado y de cualquier color. Esperen y escuchen lo que se viene en 2014 con Animal. Porque Animal es realmente como un animal: se debe adaptar y desarrollar para sobrevivir en esta jungla que es la publicidad. ¡Feliz Año! Lo mejor siempre está por venir.

 
(*) Nota de la redacción: ¡Por supuesto, Pato, esperamos esa columna!
 
 

2 replies »

  1. Me parecen muy acertadas las reflexiones después de más de 3,5 años de iniciado el funcionamiento en un lugar nuevo, pero sin duda alguna con gente capaz de asumir nuevos compromisos consigo mismo, de que si pueden proyectarse no solo a nivel local sino Internacional. Así que mis más cálidas felicitaciones tanto para ANIMAL como para los que confiaron en él para incrementar el caudal de conocimientos en una profesión que no tiene techo…no tiene límite el pensamiento creativo….el límite es uno mismo…AND HAPPY NEW YEARS …MASTERS…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *