«Esforzarse más y más»: Fernando Verdura y Lester Salhuana, de Brother a Carlos y Darío

(LATINOAMÉRICA) – Estudiantes de Brother Buenos Aires, Fernando Verdura y Lester Salhuana nos recibieron en las oficinas de Carlos y Darío, la agencia que (Carlos) Baccetti y (Darío) Straschnoy fundaron hace menos de un año y donde ellos mismos, desde hace tres meses, están haciendo una pasantía. En la nota te contamos, o más bien te cuentan ellos, qué se siente ser parte de una agencia. ¿Qué esperás para leerla?


Verdura y Salhuana: «Si no fuera por Brother no estaríamos acá».

 
TEXTO POR DENIS VIVODA
Estudiante de redacción publicitaria en la Asociación Argentina de Publicidad
Especial para PB

FOTOS POR SOLEDAD CORONEL
Estudiante de dirección de arte en la Asociación Argentina de Publicidad
Especiales para PB

 

 
Las oficinas de Carlos y Darío no tienen señalación. Distraídos como estamos en el paisaje, quien nos encuentra, antes que nosotros —Sol, la fotógrafa, y yo— fue Lester, el peruano de la dupla. Nos saluda. Vamos a una oficina vacía —donde la vista al río es todavía más imponente— y nos sentamos. Lester Salhuana viene de Lima: allá trabajó en McCann antes de venirse a la Argentina. Fernando Verdura, quien se nos une a la mesa, es «nuevo» en el mundo de la publicidad: es argentino y antes estudiaba marketing. Se los ve cómodos. Así empezamos la entrevista.

PB: ¿Cómo fue su primer día?
FV: Yo en realidad antes trabajaba en marketing, en una empresa que nada que ver, y quería meterme en publicidad: así llegué a Brother. Cuando vinimos acá teníamos que entregar la carpeta, que era bastante básica, digamos, porque habíamos empezado a trabajar juntos hace tres meses.
LS: Nos habíamos juntado a trabajar sólo un par de semanas antes del concurso que ganamos.
FV: Claro, sí. El primer o segundo trabajo que hicimos juntos fue el que salió.

PB: ¿Cómo fue la noche posterior al primer día en la agencia?
FV: Yo me acosté diciendo: «Estoy laburando en publicidad, genial». Mi vida era totalmente distinta, y estaba motivado para venir a laburar al día siguiente. Además antes trabajaba en el microcentro, venía a este lugar y pensaba: «No lo puedo creer». Venir acá y mirar el río, me di cuenta del cambio que había hecho.
LS: Les conté a todos en Perú, a mi familia. «Estoy trabajando en publicidad», y eso. «No saben la vista que tengo». Le saqué una foto y se la mandé.

PB: ¿Qué aprendieron acá que la «escuela» no les había enseñado?
LS: A trabajar el día a día, puede ser. Ahí te mandan briefs que son más abiertos, te la podés jugar más; en cambio acá es distinto, hay un cliente de por medio.

PB: ¿Y cómo es la diferencia de ritmo?
FV: Por ahí podías «volar» un poco más en la escuela con las ideas. Acá, en cambio, me está pagando el que tiene las marcas, no siempre hay espacio como para eso.
LS: Los tiempos también son un poco más reducidos. A veces hay que hacer las cosas para el mismo día.

PB: ¿Cómo pensaban que iba a ser trabajar en una agencia? ¿Cuáles de estos preconceptos estaban acertados y cuáles no?
FV: Yo pensé que iba a ser más joda (risas). No, de repente me di cuenta de que iba a ser un poco más serio. Y está buenísimo porque lo estoy disfrutando. La verdad es que estás rodeado de gente genial, es increíble, pero hay que laburar. No estamos jugando al metegol o estamos repirados acá.
LS: Yo, las diferencias las sentí en las oportunidades. Allá en Perú estaba en el área gráfica; en cambio acá me dejaron pensar más campañas. Me dan laburos más grandes.

PB: ¿Cómo fue llegar acá? El ambiente, las personas, ¿cómo los sintieron?
FV: Nosotros llegamos acá y nos dijeron: «Bueno, siéntense ahí y pónganse a pensar».

PB: Así, de una.
FV: Así, de una.
LS: Llegamos y quisimos avanzar unos trabajos de Brother. Estuvimos como veinte minutos, hasta que nos llamaron Lucas y Pato, que eran los directores creativos de ese momento, y nos briefearon. Era una campaña para San Ignacio, que estaban donando dulce de leche a los hospitales y querían comunicarlo. Fue buenísimo ya recién llegar y estar pensando, no me imaginaba que iba a ser tan así.
FV: Claro, pensamos que no nos iban a dar algo. Éramos «los nuevos». Siempre está ese cuento de que a los nuevos los pasan por arriba. Pero acá no, ya el primer día estábamos pensando algo con Carlos.


La agencia está hasta hoy en una zona privilegiada: en Olivos, en un piso 14 cercano al río.

 
PB: ¿Qué es lo mejor de trabajar en Carlos y Darío?
FV: Que está creciendo. Para mí estamos en el punto de que están las cosas bien y hay que ganar más cuentas, y te sentís parte de eso. Y además, lo que te decía, tenés a Baccetti al lado, tenés una relación día a día con él.

PB: ¿Pensaron en algún momento llegar a trabajar con un prócer de la publicidad como Baccetti?
LS: No, la verdad que no. Yo conocí a Baccetti porque allá en Perú me habían hablado los directores creativos sobre Agulla y Baccetti, sobre cómo habían roto los esquemas; ahí empecé a investigarlos. Me encontré con una carta que era de la fundación de Agulla y Baccetti, que es muy inspiradora. Y ya acá, en un momento estábamos trabajando acá, sentados junto en frente a la cocina de él, y caí. No lo podía creer.
FV: Yo a principios del año no sabía muy bien quién era Baccetti. Ahí tuve que investigar un poco. Después, cuando estuve acá, ya me di cuenta de lo grosso que era.

PB: ¿Vos, Fernando, qué estudiaste antes?
FV: Estudié administración y marketing en la UCEMA. Trabajé un año en una consultora. Me empezó a parecer medio aburrido y dije: «Bueno, voy a probar con publicidad», y me anoté en Brother.

PB:Te fue bastante bien (risas).
FV: No puedo creer la suerte que tuve.

PB: Quizás no sea tanto suerte como trabajo y esfuerzo.
FV: Sí, pero hay mucha suerte también. Tuve la suerte de que venga un pibe (Lester) y me diga: «Che, ¿hacemos esto juntos?».

PB: ¿La dupla se formó así, vos (Lester) acercándote a él (Fernando) de la nada?
LS: Creo que le había dicho de concursar en los Future Lions, no tenía dupla en ese momento. Y le dije de competir ahí y me dijo: «Dale, este fin de semana nos juntamos».

Aparece Darío Straschnoy por el pasillo. Mira alrededor. Saluda. Hay risas.


Verdura y Salhuana: «Un día había que hacer algo para una marca. Cayó Carlos y nos dijo: ‘Bueno, hay que hacer esto para esta tarde'».

 
PB: ¿Cómo sintieron que Brother los preparó para esto?
FV: A mí me cambió la vida. Pasé de no saber nada a llegar acá. Las cosas que me piden ya las sé hacer. Además, es como que pensás distinto.

PB: ¿Vos, Lester, antes de McCann Perú, habías estudiado algo?
LS: Sí, estudié cuatro años diseño publicitario en el Instituto Tolouse Lautrec. Cuando acabé esos cuatro años, empecé de trainee en McCann. Estuve ahí hasta que me vine a Brother, y luego salió esto.

PB: ¿Y Brother cómo te ayudó?
LS: Tenemos unos profes que son unos capos, como por ejemplo Juan Rezzónico o Mariano Sigal. Te van encaminando mucho. Las primeras entregas yo iba confiado diciendo: «Esto me lo van a aprobar porque allá en Perú me lo aprobaban seguro». Y acá era como: «No, no, Lester, ¿qué estás haciendo?». Sentía que era un cambio total, tenía que esforzarme más y más y más.

PB: Pero fue un trato muy personal en Brother, cercano.
FV: Sí. Además podés mandarles emails, o hablar por Facebook más o menos a cualquier hora y que te den devoluciones de tus trabajos.
LS: El ambiente en Brother es muy familiar. Lo vamos a extrañar.

PB: ¿Ustedes siguen cursando ahí?
LS: Sí, hasta diciembre.
FV: Sí, se complica hacer los laburos para Brother teniendo el trabajo de acá. Y ya después de estar todo el día acá pensando llegás un poquito quemado.

PB: ¿Cuántos meses estuvieron acá ya?
FV: Tres meses.

PB: En ese tiempo, ¿cuál fue el desafío más difícil que les tocó superar?
FV: Un día había que hacer algo para una marca. Cayó Carlos y nos dijo: «Bueno, hay que hacer esto para esta tarde».
LS: Pasó a las dos y dijo que volvía a la noche. Y fue como: «Baccetti te dejó esto personalmente, tenés que resolverlo muy bien». Presentamos a la noche, y estaban todos menos Darío. Si caía íbamos a estar más nerviosos todavía. En un momento lo invitaron a entrar, pero dijo que se tenía que ir.

PB: ¡Vamos todavía! (risas) ¿Y qué consejos le darían a alguien que empieza a estudiar publicidad?
LS: Primero, que se referencien mucho viendo cosas de afuera, cuáles son las tendencias en publicidad. Esas cosas ayudan a formar un criterio propio. Y laburar bastante, también. Laburar y laburar y laburar.
FV: Sí. Creo que laburar es lo más importante. Mostrar que tenés ganas. Si tenés que quedarte hasta las dos de la mañana, quedarte. Demostrar que estás haciendo lo que querés.

PB: Buenísimo. ¿Algo más que quieran decir?
LS: Queremos agradecerle a Brother por la oportunidad.
FV: Si no fuese por ellos no estaríamos acá, seguro.

PB: Gracias, muchachos.
Lester y Fernando: A vos.
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.