Adrián Sarchese, de Miami Ad School Buenos Aires a DDB México: “Todo aprendizaje sirve”

(MÉXICO) – Hace poco recibimos noticias sobre Adrián Sarchese, un viejo conocido de PRIMER BRIEF. El estudiante de Miami Ad School Buenos Aires no solo se instaló en México DF luego de realizar ahí su último Quarter Away (pasantías en el exterior que realizan los alumnos de la institución), sino que también pasó a formar parte de DDB México. Nos pusimos en contacto con él para averiguar cómo llegó allí y cómo le está yendo. Todo lo que nos contó, en la nota.

ARG-AdrianSarchese-CredencialMasSelfieWebcam-580px
Adrián nos pasó estas dos imágenes que dan testimonio visual de su día a día en DDB México.

 
POR JOSÉ ESCANÉS
(Retrato JE: Oki Guzmán – Fotos de la nota: Gentileza AS)

 
En 2012, en el marco de los Almuerzos PB, llevamos a cuatro estudiantes de publicidad a comer junto a Hernán Ponce, director de la agencia que lleva su nombre. Uno de ellos era Adrián Sarchese, quien estaba empezando su cursada en Miami Ad School Buenos Aires.

ARG-AdrianEnAlmuerzo-580px
Este es Adrián el día del almuerzo en Ponce Buenos Aires, que fue con Hernán y con Alejandro Helou, de Unilever.

 
Adrián siguió estudiando en la filial argentina de la escuela de creatividad hasta hace poco, cuando decidió realizar su pasantía en el exterior; más específicamente en DDB México. Finalmente pasó a formar parte de la agencia, desde donde contestó nuestras preguntas.

—¿Estudiaste en otra institución educativa antes de la Miami Ad School?
—Pasé por varias, desde UADE, Underground y hasta por Aloha Photo School (siendo redactor). Todo aprendizaje sirve, en el corto o largo plazo.

—¿Qué te llevó a ella?
—Con un amigo estábamos estudiando publicidad en la UADE y nos enteramos de que acababa de abrir. La escuela era muy famosa afuera y nos dio curiosidad ver de qué se trataba.

—Cuando llegaste, ¿qué fue lo que más te sorprendió?
—La posibilidad de viajar, claramente. También me gustó que el programa tenía materias complementarias a la publicidad, como “Presentación de Ideas”, Stand Up, After Effects, etc. Y obviamente, los profesores.

—¿Qué fue lo mejor de ellos?
—Todos vienen de distinto palo, lo que hace que tengas muchas miradas sobre la industria, y no te quedás con la típica idea de “tengo que entrar a una agencia sí o sí”. O, por lo menos, sabés que existe otro mundo ahí afuera. Aunque ahora que lo pienso suena raro decir eso, cuando estoy laburando dentro de una red.

—¿Cuáles son las cosas más importantes que aprendiste ahí?
—La manera de pensar y cómo encarar los proyectos, además de estar siempre despierto en la búsqueda de algo nuevo, a nunca quedarla.

ARG-AdrianEnTapa-580px
Adrián, último a la derecha, en la foto de tapa de la edición número 6 de la revista PRIMER BRIEF, de 2012: con él, todos los alumnos de Miami Ad School de ese momento.

 
—¿Cómo surgió la decisión de irte a México?
—Hice mi último quarter acá. La decisión fue más personal, el hecho de poder viajar e independizarme me tentó mucho. Era un país al que ya había ido, pero una cosa es como turista y otra es ya pensando en hacer algo más a largo plazo. Creo que estoy en una edad para emprender esa clase de “aventuras”. Lo veo más difícil a los 40 con dos pibes. Fue una especie de experimento mental que salió bien.

—¿Cómo fue tu proceso de adaptación al nuevo país?
—Tenía amigos que conocí en la Argentina. Ya sea cuando cursé en la UADE (que me hospedó por dos meses), o de la Miami o cuando hice el internship en Ogilvy Buenos Aires. ¿Ves? Estudiar te sirve para muchas cosas.

—¿Y cómo fue adaptarse a una agencia con tanta gente nueva?
—Ya había trabajado en otras agencias antes, y no me pesaba el cambio. En un punto era algo buscado. También uno de los amigos mexicanos que hice en la Argentina trabaja en DDB. Lo cierto es que nunca podes olvidarte de que esto es un trabajo. Te adaptás o te adaptás. Si no, llaman a otro.

—¿Pasaste por una alguna agencia argentina antes de irte?
—Trabajé en Ogilvy y en Kepel y Mata. Lo que vi de diferente es que tengo más responsabilidades. Las estructuras son similares y en todo el mundo se odia el “día a día”.

—¿Pensabas, mientras estudiabas, que tu carrera te iba a llevar lejos, o siempre te viste en la Argentina?
—Siendo sinceros, siempre me imaginé trabajando en Buenos Aires. Pero hasta que no vas por lo que querés no sabés en dónde podes terminar. Valoro mucho el proceso tanto como el logro a alcanzar. Creo que lo importante no es si es México, Buenos Aires o Camerún, sino estar abierto a todas las posibilidades. Viajar me sirvió en casi todos los aspectos. Hay un mundo muy grande allá afuera y no hay que tener miedo a fracasar.

—¿Si tuvieras que sacar un pasaje a otro país para salir mañana, adonde sería y por qué?
—Me tientan Australia o los Estados Unidos. Pero si tuviera que salir mañana, me iría para Buenos Aires, solo para comer un asado con mis amigos.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *