Cómo hacer un balance y no morir en el intento, por Chechu Pérez

Jueves 22/12/2016, 12:00 pm
Etiquetas: , , , ,


(ARGENTINA) – Llega fin de año. Llega el momento de analizar y sacar conclusiones, pero ¿qué pasa cuando ‘no te da bien la cuenta’?. La respuesta –como siempre– te la da Cecilia Chechu Pérez, redactora, columnista de PB y creadora del proyecto Coach del Creativo Publicitario, con una carrera que desde 2005 incluye el paso por ADN, Dentsu y Young & Rubicam, más algunos premios como un león de Cannes en 2011 y premios en El Ojo de Iberoamérica y en el FIAP en 2012.

 

Hay que poner un poco más de huevo… Y no sólo para jugar al fútbol hacen falta: si no, fijate, más abajo, en el flamante comercial que seleccionó hoy Chechu para vos.

 
POR CHECHU PÉREZ
Licenciada en Publicidad por la UAI, también formada en Underground y en la Escuelita
Redacción especial para PB

 
Amé y amo a cada festival publicitario al que fui y voy. Cuando todo el mundo está bailando, saludando o ignorando gente, yo voy a ver las piezas que ganaron. Me gusta ver una por una, despacito, como cuando a la agencia llegaba la revista Archive. Recuerdo que mi director-entrenador me obligaba a verla despacito. Después nos juntábamos a hablar de cómo podíamos pensar mejores ideas. Sin embargo (no se si alguna vez te pasó), si ese año yo no ganaba nada, me sentía bastante mal. Sentía muchísima frustración, me ponía mal. Me deprimía y eso me duraba el día después y quizás un día más. No ganar nada me hacía sentir looser. ¿A vos también te pasó? ¿A alguien más le pasa esto?

Al primer año en que ganamos premios lo recuerdo como uno de los mejores. Con la secretaria de Martín Mercado diciéndonos “chicos, también ganaron en tal o cual festival”. A ese año lo disfruté muchísimo. Adoré a mi director de arte, que antes de ser el art director famoso que es hoy, también era mi mejor amigo. Pero también me di cuenta –ese mismo año, estando del otro lado del mostrador– de que uno no debería estar deprimido si no gana. Y vos me dirás “¿cómo que no, Chechu? Mirá las piezas que ganaron ¿y yo no metí nada?”. Y es verdad que se puede ver así, pero mi camino fue tan duro que lo veo de otra forma. Aquí va mi análisis.

1) ¿Sabés la gente que perdió la esperanza? ¿Sabés la gente que trabaja de otra cosa y no tiene la posibilidad de perseguir su sueño? Si te tomás un tren a las 7 como yo lo hacía o volvés a las 11.30 en el 140 volviendo de la escuela, te vas a dar cuenta de que los que estudiamos o trabajamos en publicidad tenemos enorme suerte. Tenemos la suerte de al menos ir hacia nuestros sueños. No hay mucha gente que pueda vivir así. ¿Lo pensaste?

2) Y si te sentís looser ¿Qué podés hacer para cambiarlo? Empezar por saber cuántas horas al día les dedicás a tus sueños sería una buena forma de empezar. Si querés ganar premios, OK. ¿Cuántas horas al año te dedicas a eso? OK, todos hacemos trabajos del día a día, pero si la agencia no te da chances o si no conseguiste trabajo, ¿cuáles son las decisiones que tenés que tomar para lograrlo? No te culpes, sólo enfocate en tener palabra con vos mismo el próximo año.

3) ¿Cuántos huevos le ponés a eso? Yo, en mi casa, tengo una fábrica de pretextos para los logros que no puedo alcanzar. Te juro, es una planta industrial, pero ¿sabés qué hago todos los fucking días? Me propongo apagarla para que no funcione, para que no encienda. Pretendo hacer y avanzar. Si te falta un empujoncito, mirate esto.


No hay huevos.org Acción de bien público protagonizada por Nacho Vidal, actor porno de origen catalán. Los beneficios de la venta de ‘huevos personalizados’ serán donados a Chrysallis (Asociación de Familias de Menores Transexuales).

 
4) Por supuesto que primer el año que empecé a pensar como te digo acá, no gané nada. Pero sí, en diciembre de ese año fui a los festivales a disfrutarlos. Cada idea me parecía una bendición. Felicité a cada ganador con la euforia de si hubiera sido mío. Y ese día entendí que, si hacía todo para lograrlo, si no se logró, seguramente aprendí mucho. Y ese año se ve que sí había aprendido, porque al siguiente ganamos un león en Cannes.

5) Y si me preguntás “¿pero ¿qué fue lo que cambió?, si no ganaste nada ese año”. Si ahora miro atrás, te digo: primero aprendí a manejar mi mentalidad, para que mis pensamientos no me asesinen antes de empezar la batalla. Esa mentalidad es la que aplico con mis alumnos año a año, para que nada ni nadie pueda pararlos. ¿Te imaginás teniendo todo ese poder? Eso es lo que hago en mis entrenamientos. Algo como el crossfit, pero de creativos. Por eso mi nuevo programa se llama CrossCreatives: un programa para que ningún director creativo, compañero, ex dupla o no dupla pueda detenerte. ¿Te imaginás? Ojo, quizás el año que viene estén en esas paredes de festivales.

Y vos, ¿cuántos huevos le vas a poner a 2017?

Chechu.
soporteparacreativos@outlook.com
 
 

Deja tu comentario

Edita este mensaje en tu administrador de Wordpress.