La de Rachel Kennedy fue otra de las “pequeñas grandes historias” que Cannes Lions contó este año

(INTERNACIONAL – Por Pancho Dondo desde Cannes, Francia) – Cuando Denis Vivoda está a punto de terminar su periplo europeo post Cannes Lions todavía quedan tiempo y ganas como para rescatar una historia más, de esas que poblaron las paredes del Palais des Festivals la tercera semana de junio.


“Great stories start in Cannes” fue el “claim” que aparecía por todos los rincones del Festival, con anécdotas como esta de Rachel Kennedy y su vínculo con Bob Isherwood. (Foto: PB)

 
POR SAULO PIRES
Redactor especializado en multimedia

 
Primero, lo que contó Cannes Lions de Rachel: “Rachel Kennedy, creativa junior de Saatchi & Saatchi Canadá, se unió a la Young Lions Creative Academy de Cannes en 2015 y se dio cuenta de que iba a estar aprendiendo, de primera mano, del legendario ex director creativo mundial de esa misma red, el australiano Bob Isherwood. Estaba comprensiblemente nerviosa ante la idea de formarse con el hombre que había puesto la creatividad al frente de la red y ayudado a ganar miles de premios creativos. Pero no había razón alguna para preocuparse, y pasar una semana con Bob tuvo finalmente un impacto profundo e inmediato en su carrera: apenas meses después de asistir a la YLCA en Cannes, Rachel dejó su cargo en Toronto, se mudó a Europa y enfrentó un nuevo desafío en Amsterdam”.


La foto que testimonia el paso de Rachel por Cannes Lions: posando junto al mítico Bob Isherwood, el australiano que llevó la creatividad mundial de Saatchi & Saatchi a lo más alto. (Foto: Press Cannes Lions)

 
Ahora, una mínima historia, para entender aquella “great story” escrita por Cannes Lions en sus propias paredes. Rachel se recibió de creativa publicitaria en el Humber College de Toronto en 2013. Por entonces ya trabajaba como directora de arte en la sede local de Saatchi & Saatchi: había entrado en abril de 2012 y se quedaría allí hasta octubre de 2015. Pero antes empezó a proyectar su viaje a Cannes para asistir a la Young Lions Creative Academy. Allí fue donde conoció a Bob Isherwood y donde hizo causa común —creativa, por sobre todas las cosas— con otros 29 jóvenes, redactores y directores de arte, llegados desde todos los rincones del mundo para ver de qué modo cambiaban sus carreras.


La foto final de la Young Lions Creative Academy de 2015. (Foto: Press Cannes Lions)

 
Pasada la experiencia, abandonada Toronto e instalada en la prestigiosa 180 Amsterdam, una de las agencias más creativas de la última década en ese país, el gran logro creativo de Rachel —del que ella misma se enorgullece como para exhibirla en su página web personal— fue su participación, siempre como directora de arte, en la campaña Faces of the city, creada para la colección Carnival de United Colors of Benetton. Ella misma cuenta que la colección estaba inspirada en “las ciudades multiculturales de hoy en día”, y lo que tuvo de interesante la propuesta fue que las modelos representadas en las fotos, en realidad, no existen: cada una es el resultado de un promedio algorítmico de todas las caras que habitan la ciudad cosmopolita en cuestión.


Las seis ciudades representadas en la campaña en la que participó por Rachel son Nueva York, Berlín, Londres, Tokio, París y Milán.

 
La campaña no pasó desapercibida, ni en el mundo de las marcas de moda ni el de los festivales publicitarios, y obtuvo un lápiz de madera en los D&AD Awards, fue finalista en The One Show, tuvo tres short lists en Cannes Lions, fue elegida Pick of the Day por Creativity Online y resultó incluida en Lürzer’s Archive, en The Stable Standout y entre los Creative Works de The Drum.


Quizás termines de entender mejor la campaña mirando el video.

 
¿Y qué recomienda Rachel después de todo este frenesí creativo y académico? Según consignó Cannes Lions en su página web poco antes del Festival, les dijo a los jóvenes creativos, es decir te dijo a vos mismo en la cara: “No arrugues: participá hasta que no puedas más. Hacé preguntas, respondé preguntas, argumentá, resolvé problemas, gritá, gritá más fuerte, levantá la mano”.

Chin pun.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *