Julián Amarillo, tras representar a Argentina en The One Club: «La dedicación y divertirse son la clave para vivir experiencias así»

(ARGENTINA) – La carpeta del director de arte y su dupla, Lucas Frigerio, fue elegida la mejor del Portfolio Night 2019, tras competir con más de treinta creativos jóvenes. Como premio, fueron invitados a participar de una semana de trabajo en el mismísimo One Club for Creativity, la organización que desde Nueva York busca la excelencia en creatividad publicitaria. Ahora que volvió de viaje y se recuperó del jetlag, PRIMER BRIEF se juntó con él para que contara cómo le fue.


Julián junto a Lucas Frigerio, su dupla en Wunderman Buenos Aires, en The One Club de Nueva York: «Cursando en Brother me enamoré por completo de la publicidad», dice Julián.

Si hablamos de ciudades publicitarias, muchos nombrarán a Londres, Ámsterdam, Madrid, San Pablo, etc. Todas ciudades que concentran a varias de las mejores agencias del mundo. Pero ninguna iguala en personalidad a Nueva York, cuna de los Mad Men en los 60, hoy en día liderada por nombres como Droga5, Huge o las oficinas que TBWA y BBDO tienen ahí. Todo esto suena idílico, de película, pero es un lugar que existe en serio y al que uno puede ir. Si no, pregúntenle a Julián Amarillo.

A fines de mayo participó en la edición local del Portfolio Night, el programa que The One Club organiza en una veintena de ciudades del mundo durante el mismo día para encontrar a reconocidos directores creativos con miles de jóvenes creativos para potenciar su talento. La carpeta compartida con su dupla fue de las destacadas a nivel mundial, lo cual le garantizó un lugar para trabajar durante una semana en dicha ciudad y vivir el sueño de muchos. ¡Uno que no siempre fue el suyo! Entonces, ¿cómo fue que descubrió la publicidad?

-En realidad empecé estudiando diseño multimedia, y durante la cursada me di cuenta de que me interesaba mucho más la parte publicitaria. Me parecían súper interesantes las vueltas creativas que se le podían dar al mismo mensaje, así que hablé de esto con uno de mis profesores, que me terminó recomendando Brother. Me anoté y cursando en Brother me enamoré por completo de la publicidad.

-¿Y como fue tu paso por la escuela?
-¡Genial! Tuve la suerte de tener un curso lleno de gente talentosa y copada con la que estudiar, y profesores grosísimos de los que aprendí un montón y que me abrieron la cabeza. Durante el curso tuvimos muchas experiencias, premios y eventos con los que aprendí de cosas más allá de cómo ejecutar una buena idea, aunque igualmente creo que una de las que más destaco es haber participado en el Face to Face: fue el primer contacto con gente de agencias donde pude tener feedback que me permitió darle una vuelta más a mi carpeta.

-Y después se vino el Portfolio Night, que es parecido pero que significa una apuesta más grande. ¿Cómo estuvo participar de él?
-Fue una locura. Como originalmente de acá podía viajar y participar uno solo, yo iba a ir solamente a apoyar a Lucas, mi dupla. Gracias a que Wunderman me cubrió el viaje hasta allá. Pero cuando llegue los chicos de la organización me dijeron que no había problema en que participara yo también, ya estaba más que feliz con participar así que todo lo que vino después fue increíble. Lo que sentís en esos momentos es indescriptible pero mas que nada estábamos sorprendidos, no lo podíamos creer, veníamos de ver otras ideas tan copadas y creativas como la nuestra así que podía ganar cualquiera.


¡Mirá cómo fue la edición argentina del Portfolio Night, la revisión de carpetas que se dan paralelamente el mismo día en las capitales creativas más importantes del mundo.

-¿Cómo son las oficinas del One Club en Nueva York?
-Entrás y es como estar en otro mundo, a cada lado donde miras es increíble. Lo que más me gustó igual fue la amabilidad y buena onda de todos, tanto los chicos de la organización como el resto de AllStars. Los equipos, geniales, todos super talentosos y con muchísimas ganas de sacar ideas copadas y que nos diviertan.

-¿De qué fue el brief sobre el que laburaron?
-Estuvimos laburando para Spotify. Jamás me habría imaginado que a seis meses de entrar a este mundo iba a estar pensando para una marca así. A grandes rasgos no sentí una gran diferencia para trabajar, todos estábamos bastante alineados. Lo más notorio venía no tanto de las nacionalidades sino la rama de interés de cada uno: algunos piensan mas en print, otros digital y cosas así. Enriqueció mucho el momento de pensar ideas.


Todos los ganadores del Portfolio Night, en adelante llamados «All Stars», viajan a Nueva York a las oficinas neoyorkinas del One Club para participar en grupos de un proyecto colaborativo y presentar sus propuestas. ¡El equipo del que formó parte Julián resultó el ganador entre todos!

-Ahora que tus ideas te hicieron viajar y volver con un premio, ¿qué le recomendás a los estudiantes que quieren vivir esa experiencia?
-Sé que suena a cliché, pero el esfuerzo, la dedicación y divertirse con lo que uno hace son la clave para vivir experiencias así. Otra cosa que me enseñaron en Brother es que la frustración va a existir, siempre va a haber ideas rechazadas, siempre va a haber gente a la que no le guste lo que haces, pero lo importante está en no quedarse estancado con la frustración y enojarse, sino usarla como impulso para seguir laburando.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *